Hablamos con Julio Andrade

  • Partiendo del panorama histórico y actual que hemos descrito de la diversidad religiosa en Málaga, ¿qué papel desempeña el pluralismo religioso en la conformación de la sociedad malagueña y qué retos implica para su corporación municipal?

    La diversidad religiosa que ha traído consigo todo el proceso migratorio de las últimas décadas es sin duda una realidad cada vez más presente en nuestra sociedad malagueña, una urbe acostumbrada al paso de culturas, que desde la época de los fenicios ha hecho florecer el legado de diferentes civilizaciones. Tal vez por ello conservamos un espíritu de tolerancia, que hoy en día se convierte en un verdadero reto para la convivencia, el respeto y el conocimiento mutuo. Para la corporación municipal la creación del Foro de Pluralismo Religioso como un órgano de participación ciudadana significa continuar con ese trabajo que hemos venido realizando durante los últimos 15 años, en este caso, definir y poner en marcha modelos de gestión pública de la diversidad religiosa capaces de garantizar el ejercicio de la libertad de culto en sus diferentes manifestaciones y, a su vez, visibilizar y dar valor a esa riqueza religiosa que tenemos. Es cierto que desde el siglo XIX la iglesia anglicana de St. Georges es parte de la cultura y tradición malagueña, pero también la judería guarda una huella de la comunidad judía que habitó en nuestra ciudad durante la Edad Media y, desde luego, caminando por la ciudad nos vamos encontrando con el legado de Al Ándalus. Para nosotros es un orgullo contar con esta diversidad, pero más aún con líderes religiosos dispuestos a compartir en este Foro los temas que nos une, y un diálogo interreligioso constructivo que, como ciudad con todas las confesiones presentes, nos corresponde.

  • En el III Plan de Ciudadanía y Convivencia del Ayuntamiento de Málaga se establece como acción a desarrollar la gestión de la diversidad religiosa y la interculturalidad, dotando a las entidades y líderes religiosos de un papel esencial en este terreno mediante la creación de una plataforma de diálogo interreligioso. ¿Podría describir cuál ha sido el proceso llevado a cabo desde entonces hasta la creación del Foro del Pluralismo Religioso en Málaga?

    Nuestro compromiso con la diversidad cultural, étnica y religiosa ha sido una constante durante los últimos años. Por ello, la gestión pública del Área de Participación Ciudadana, Inmigración y Cooperación al Desarrollo ha estado enmarcada en el Principio de Igualdad y no discriminación y en el de Interculturalidad. Como sabemos, todo proceso en el campo social es evolutivo y requiere avances y nuevos derroteros, el diálogo interreligioso se hace entonces necesario en una ciudad con 160 nacionalidades diferentes que profesan 14 religiones, las cuales cuentan con 100 lugares de culto. Estamos hablando de confesiones no católicas, es decir, de un enorme abanico de expresiones espirituales que además enriquecen la construcción de una ciudad plural.

    Para llegar a la creación del Foro de Pluralismo Religioso empezamos por tener claro el panorama de Málaga y valorar el hecho de ser la sexta ciudad de España con mayor diversidad religiosa. Procedimos entonces a identificar las diferentes confesiones, sus lugares de culto y los líderes religiosos de cada comunidad. Entramos en contacto con la Fundación Pluralismo y Convivencia y su Observatorio del Pluralismo Religioso en España y conocimos más a fondo la gestión al respecto.

    En 2015 realizamos una primera reunión con representantes de diversas confesiones religiosas y fue sorprendente ver a más de 60 personas en nuestro auditorio entusiasmadas por dicho encuentro; entendimos que el tema era prioritario y empezamos a trabajar en él. Durante varios meses realizamos entrevistas personales con los líderes religiosos y representantes de las comunidades; el entusiasmo y la respuesta fueron muy positivos, así que procedimos a redactar un acuerdo para la puesta en marcha de un foro permanente de pluralismo religioso. El proceso siguió su marcha, hubo un segunda reunión con los diferentes líderes para mirar el acuerdo, dar ideas, votar por el logo y el procedimiento futuro de trabajo.

    Finalmente, meses de reuniones y trabajo terminaron plasmados en un acuerdo aprobado por 9 confesiones diferentes y cuya firma tuvo lugar en una ceremonia protocolaria el pasado 18 de diciembre de este año 2017.

  • Antes hablábamos de nueve confesiones; junto a las cuales también han participado algunas otras entidades civiles como observadoras. ¿Podría explicarnos más detalladamente quiénes integran por el momento este Foro?

    Sí, participan las siguientes confesiones: la católica, en calidad de testigo; la judía, musulmana, ortodoxa, protestante (evangélicos), hinduista, budista, bahá’í y anglicana. En calidad de observadores contamos con la Fundación Pluralismo y Convivencia, la Delegación de Unesco en Málaga, el Movimiento contra la Intolerancia (MCI), el Foro para la Paz en el Mediterráneo y el propio Ayuntamiento de Málaga.

  • ¿Con qué finalidades concretas ha sido diseñado el Foro del Pluralismo Religioso en Málaga?

    Los objetivos básicamente son establecer un campo de participación y actuación común basado en el respeto a la diversidad cultural y religiosa de la ciudad, que permita poner en marcha modelos de gestión pública capaces de garantizar el ejercicio de esa libertad religiosa en sus diferentes manifestaciones, tal como lo contempla el artículo 16 de nuestra Constitución.

    Entre sus actuaciones, por ejemplo, el Foro busca mantener un calendario de festividades religiosas de las diferentes confesiones que conviven en la ciudad, y a su vez, apoyar la difusión y participación de personas de otras confesiones y de la propia ciudadanía en cada una de estas celebraciones. Precisamente este año, al final del Ramadán, compartimos en la mezquita central de Málaga un día del Iftar (fin del ayuno) con la comunidad musulmana. Fue una experiencia muy enriquecedora para quienes estábamos allí; escuchamos los rezos, los cantos y con representantes de otras religiones y colectivos sociales tomamos juntos la harira (sopa tradicional).

    Buscamos crear conciencia y comprensión hacia la ciudadanía acerca del conocimiento de las diferentes manifestaciones religiosas a través de las propias actuaciones que realice el Foro; así mismo, suscitar reflexiones alrededor de la pluralidad de las religiones abriendo debates constructivos en torno a la convivencia de ellas en un espacio común. Y, además, esperamos responder a las necesidades logísticas y de desarrollo que cada agrupación religiosa tiene para la realización de sus cultos y actividades.

  • Tras varias reuniones preparatorias junto a las comunidades religiosas de la ciudad y este acto institucional, ¿qué próximas actividades están previstas desde el Foro del Pluralismo Religioso en Málaga?

    Lo primero, desde luego, es realizar una reunión como grupo ya constituido para definir una serie de actividades y actuaciones concretas a realizar, es decir, de acuerdo a los objetivos planeados, establecer una bitácora de vuelo, una hoja de ruta.

    Vamos a elaborar y divulgar el mapa actualizado de la diversidad religiosa en Málaga, incluyendo número de confesiones y lugares de culto, acompañando este mapa de un directorio de las confesiones religiosas. Elaboraremos diversas publicaciones de carácter divulgativo y educativo, apoyaremos encuentros, seminarios, actos de cara a la ciudadanía, serviremos de apoyo a los centros educativos y realizaremos una adecuada difusión de todo el trabajo y las actuaciones a través de las redes sociales y los medios de comunicación.

  • Partiendo del hecho de que cada municipio tiene sus propias particularidades sociológicas y que, por tanto, tampoco existen “recetas únicas” para las políticas de gestión municipal, ¿qué piensa que puede aportar la creación de este Foro a otros ayuntamientos que han empezado a interesarse por la diversidad religiosa que albergan en sus municipios?

    Pienso que lo primero y necesario es el diálogo. Nosotros empezamos por identificar, conocer y luego dialogar. Precisamente ese diálogo nos lleva a la base, a las particularidades sociológicas de cada manifestación religiosa que existe en la ciudad, a un acercamiento que nos intuye hacia dónde vamos y cuáles son las necesidades específicas de cada confesión y de todas en general.

    Es un proceso interesante. Ese diálogo rompe barreras, nos acerca, nos une. El diálogo es primero personal y luego colectivo. Nuestra experiencia ha sido especial, hemos encontrado una gran aceptación; hay además una necesidad intrínseca de abrirse, de mostrar lo que son. Hemos pasado de los cultos y las celebraciones íntimas y cerradas a querer abrirse y darse a conocer a nivel ciudadano. La religión en sus diferentes manifestaciones quiere salir a la calle, dar un paso más, y en ese camino estamos dispuestos a hacer un acompañamiento y contribuir al proceso.

    Este año, por ejemplo, mientras establecíamos vínculos y dialogábamos, participamos en los 500 años de la Reforma Protestante de Martín Lutero, en la conmemoración del bicentenario del líder de la comunidad bahá’í, en la misa de inicio de la Navidad en la iglesia anglicana ubicada en el Cementerio Inglés, en el propio Ramadán y en el Janucá de la comunidad judía.