Hablamos con María Victoria Morán y Ricardo Georges Ibrahim

  • ¿Cómo surge la necesidad de la organización del Encuentro de Agentes sociales y Realidades Religiosas en Tetuán?

    María Victoria Morán: La necesidad surge de la filosofía del Ayuntamiento de Madrid de propiciar encuentros. Desde el Departamento de Inmigración se trabaja para fomentar la convivencia y la cohesión social basándose en el respeto mutuo que sólo puede hacerse desde el conocimiento de las pautas culturales o religiosas distintas. 

  • ¿Qué piensa que puede aportar una buena gestión pública de la diversidad religiosa a la cohesión social en nuestros barrios?

    María Victoria Morán: Aporta una de las sustancias que alimentan la cohesión social, es decir, fomenta la implicación de todos los protagonistas (administración municipal, recursos técnicos y vecindad o ciudadanía) en los procesos de identificación de necesidades y generación de grupos que trabajen por una mejora de la convivencia. 

  • ¿Desde el Ayuntamiento de Madrid cómo valoraría la realización de este encuentro?

    María Victoria Morán: Sin duda fortalece los necesarios espacios de encuentro en los barrios. Las distintas miradas religiosas son un hecho en los barrios de Madrid. Las pautas culturales y religiosas distintas son a menudo percibidas como desestabilizadoras por la sociedad, lo que puede llevar a conflictos indeseados, y por tanto la promoción del encuentro interreligioso favorece el beneficioso paso de la coexistencia entre grupos a la convivencia entre vecinos y vecinas.

  • ¿Desde el Ayuntamiento de Madrid se prevé una nueva edición del encuentro o su realización en algún otro barrio?

    María Victoria Morán: Desde luego que sí, este encuentro de comunidades religiosas en el barrio de Bellas Vistas, en Tetuán inicia un camino de nuevos encuentros en territorios de alta diversidad cultural, dentro del mapa de la convivencia.

  • ¿Qué papel desempeñan las comunidades religiosas en el tejido asociativo y ciudadano de un barrio?

    Ricardo Georges Ibrahim: Son una referencia fundamental, no sólo a nivel de referencias espirituales, comunitarias, de sociabilidad e identitaria, sino que realizan una labor importantísima de solidaridad social con la población de referencia y a nivel barrial. Muchas veces no han sido tenidos en cuenta por las administraciones y los diferentes recursos sociales, pero las comunidades religiosas llegan a sectores que en muchos casos no reciben otro tipo de ayudas o no tienen espacios de sociabilidad y contención, en algunos casos por tratarse de inmigrantes y tener dificultades lingüísticas y desconocimiento de otros recursos.

  • ¿Cuáles fueron los principales objetivos propuestos con la realización del encuentro? ¿Se han cumplido satisfactoriamente?

    Ricardo Georges Ibrahim: Fue conocer/nos y reconocer la labor, la presencia y la importancia de los espacios de religiosidad en el barrio y promover espacios de encuentro interculturales/intercomunitarios, como experiencia piloto y a nivel barrial. No era un encuentro para debatir cuestiones teológicas, sino para establecer intercambios, compartir visiones del barrio de los vecinos/as, de las necesidades que perciben, de las oportunidades de mejora, valorar el estado de la convivencia entre las distintas comunidades que hacen al barrio, compartir información de recursos, abrir puertas y espacios entre los presentes y promover continuidad en los encuentros, ya participando desde un principio en el temario y dinámicas.

    Podemos decir que el encuentro fue muy exitoso; todas las entidades religiosas (evangélicas, budistas, católicas, musulmanas, bahá’ís) que son referentes básicos de distintas comunidades inmigrantes -chinos, dominicanos, marroquíes, mesoorientales, además de españoles- nos preguntaron ¿cuándo organizaríamos un próximo encuentro? Todos quedaron muy satisfechos. Y también lo hicieron los técnicos de distintos programas sociales, la red que forma el Proceso Comunitario de Tetuán y del que formamos parte y los representantes de la Administración porque lo vivieron como novedoso e importante.

  • ¿Cómo se ha desarrollado el proceso participativo y cuál ha sido el papel de las comunidades religiosas?

    Ricardo Georges Ibrahim: El proceso participativo empezó con un trabajo de hormiga de los técnicos comunitarios del Servicio de Convivencia, con apoyo de los integrantes del Proceso de Desarrollo Comunitario Tetuán, entre ellos el servicio de Dinamización Vecinal, estableciendo contactos y realizando visitas y entrevistas a los distintos templos, referentes y grupos religiosos del barrio y zona de influencia y haciéndoles la propuesta de encuentro. Por otra parte, desde el Servicio de Convivencia Intercultural de Usera, donde vive una nutrida comunidad china, la más importante, ya se habían establecido contactos con el Templo Budista Chino y la Iglesia Evangélica China, quienes quisieron sumarse al encuentro, con lo cual han participado en Tetuán y están organizando un encuentro similar en Usera. Además se plantea realizar un encuentro interdistrital a nivel de Madrid.

    Las comunidades religiosas contaron un poco su historia, la población que atienden, las actividades que desarrollan y las necesidades que ven en el barrio y con sus respectivas comunidades de referencia. El contacto con técnicos de distintos servicios permitió que tomaran conocimiento de recursos y oportunidades de acciones conjuntas entre sí y con las distintas redes sociales existentes en la zona.

    Los compañeros del Servicio de Convivencia, presentaron un diagnóstico del barrio devolviendo la información sobre las percepciones del «estado de la convivencia», recabadas a través de entrevistas, grupos focales, observaciones y encuentros comunitarios.
    Los integrantes de la mezquita invitaron a que al día siguiente por la noche los presentes rompieran el ayuno junto a ellos y conocieran a la Mezquita de Estrecho, lo cual se hizo.

    Y hubo un espacio de compartir un aperitivo, música e intercambio informal entre los presentes, donde se reafirmó la intención de continuar realizando este tipo de encuentros y el contacto para actividades de interés común.

  • ¿Desde la Asociación La Rueca cómo valoraría la realización de este encuentro?

    Ricardo Georges Ibrahim: Valoramos el encuentro como una oportunidad, como una experiencia que inicialmente no sabíamos cómo saldría, porque nunca la habíamos promovido; y quedamos muy contentos e ilusionados para continuar con esta línea de trabajo, no solo en el distrito de Tetuán, sino en otros, y recogimos la idea de realizar uno más amplio a nivel de Madrid.

    Estamos muy satisfechos por los resultados y por el interés en mantener y profundizar el conocimiento y los contactos por parte de todos los participantes y creemos que esto afianza la convivencia, contribuye a dejar de lados estereotipos y promueve una mayor cohesión y participación intercultural en el barrio.